Castillo de Vélez Blanco (Almería)

Transitando por el norte de la provincia de Almería no podemos dejar pasar la oportunidad de visitar la localidad de Vélez Blanco, su castillo palacio, catalogado como Bien de Interés Cultural, es una joya del renacimiento castellano con infinidad de elementos decorativos que merece la pena admirar.


Fue mandado construir en 1505 por Pedro Fajardo Chacón, primer marqués de los Vélez y mayor del reino de Murcia. Levantado sobre los restos de una alcazaba árabe donde el último de los reyes nazaritas de Granada, Boabdil, pasó largas temporadas antes de entregar la villa a los Reyes Católicos. Aún se conservan algunos cimientos y un esplendido aljibe árabe.



La fortaleza palaciega tiene unos 2300 m² de superficie, mezcla elementos góticos con otros renacentistas y consta de dos zonas bien diferenciadas, la zona militar, de planta rectangular y la residencia palaciega o núcleo principal del castillo, de planta hexagonal con torreones de protección en los ángulos. La unión entre las dos zonas se realiza a través de unos arcos donde debió quedar el puente levadizo.


Una escalera monumental da acceso desde el patio de Honor a los salones nobles, presididos por grandes chimeneas de mármol, frisos labrados y artesonados de nogal. También se encontraba una magnífica biblioteca con más de mil volúmenes, la cual fue vendida en subasta pública en 1579 y una gran parte de los libros fueron a para a la biblioteca de San Lorenzo del Escorial.


El lugar más notable del castillo es el patio de Honor, con una doble galería-mirador de columnas corintias en uno de sus lados, fue expoliado a mediados del siglo pasado, sus frisos renacentistas labrados en mármol se encuentran hoy expuestos en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Debajo del patio está el aljibe, de época nazarí, excavado en roca viva.


Patio del castillo palacio de Vélez Blanco instalado en el Museo de Nueva York:





Ver mapa más grande

3 comentarios:

  1. Hola,

    Un lugar precioso, nos ha encantado el post y las fotografías. Qué pena que el patio se encuentre en Nueva York. ¿Sabes cómo llegó hasta allí?

    Un saludo. Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis por tu visita y comentario. El patio, la escalera y la galería fueron vendidos en 1904, imagino que por motivos económicos, a un anticuario francés; después en 1913, fue adquirido por el americano George Brumenthal para decorar el patio de su gran mansión neoyorquina. Al no tener descendencia, cuando murió, fue donado al Museo Metropolitano.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola, llego un poco tarde a la conversación, pero quería comentar que efectivamente se puede visitar el patio del Castillo de Vélez-Blanco en el MET de Nueva York. A decir verdad, no recuerdo exactamente cómo se llega al MET, pero si visitas NYC es un punto imperdible y cualquier persona de ahí te puede dar indicaciones sobre cómo llegar. Deb confesar que yo desconocía que estos restos del castillo estaban exhibidos en el MET y fue una grata sorpresa cuando fui allí. Tuve que visitarlo, por supuesto, al ser mi apellido Vélez, y fue una gran experiencia. Saludos!

    ResponderEliminar