Peñafiel (Valladolid)

Hoy nos escapamos a visitar uno de los castillos con más encanto de la península, aunque la localidad que lo alberga, Peñafiel, es mucho más que su castillo: iglesias, plazas, bodegas, callejas... componen una de las poblaciones más interesantes de Valladolid.


Buen ejemplo de plaza medieval española, al igual que su castillo, es la plaza del Coso. Cada año cumple funciones de coso taurino y celebración de festejos que pueden verse desde los balcones de las casas. En esta plaza encontramos el Aula de Arqueología, interesante visita para descubrir la importancia del poblado vacceo de Pintia, situado a 4 kms de Peñafiel.



En el casco viejo se encuentra la casa-museo de la Ribera, es de obligada visita este edificio del siglo XVI, donde se recrea cómo era la vida cotidiana en el siglo XIX y principios de XX.

Sobre una loma estrecha y larga se encuentra el castillo, adaptado perfectamente a la peña que le sirve de sustento es un lugar privilegiado para contemplar los siete valles que confluyen aquí, además, es un punto estratégico que vigila la desembocadura del Duratón en el Duero. Su origen se remonta al siglo X y en su interior se encuentra el Museo Provincial del Vino, podemos visitarlo sin entrar en su interior, pero es muy recomendable una escapada en Peñafiel con visita a bodega, ya que aquí se ofrece una detallada visión del proceso de elaboración del producto estrella de la zona.


En Peñafiel nos encontramos con unas cuantas iglesias interesantes para la visita. La impresionante fachada del convento e iglesia de San Pablo mezcla con gran maestría los estilos gótico-mudejar y plateresco. Aquí vio la luz El conde Lucanor, obra de literatura medieval escrita por el infante don Juan Manuel en el castillo bajo, anterior alcázar construido por Alfonso X que dio origen al convento.



Otro templo interesante es la iglesia de San Miguel, realizada en el siglo XVI, es de estilo renacentista y en su interior se pueden admirar varios retablos barrocos.

La torre gótica del reloj es lo único que queda de la anterior iglesia de San Esteban. Fue un templo de estilo románico que se levantó en el año 1086 para conmemorar la victoria sobre el caudillo almorávide Alí.

Instalado en el interior de la iglesia de Santa María, se encuentra el Museo de Arte Sacro, donde se agrupan excepcionales piezas religiosas procedentes de las diversas parroquias de la comarca.


Y la iglesia de Santa Clara, de planta octogonal, fue fundada en 1607 como convento y en 1698 como iglesia. Su parte superior está decorada con vistosas yeserías y pinturas del siglo XVII. También tiene retablos barrocos para contemplar.




Ver mapa más grande

4 comentarios:

  1. Bonito, bonito... estuvimos hace un par de años y nos encanto. Ademas es muy famoso por su gastronomia y sobre todo por sus asados. Muy recomendable, como casi toda la comarca..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, buen apunte, comparto tu opinión... es un buen lugar para hacer turismo gastronómico.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Me lo apunto para ir, yo soy de Alicante y por cercanía siempre voy al sur pero me apetece ya empezar a visitar el norte, creo que me estoy perdiendo grandes sitios para visitar como este!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si!! ...hay que ir descubriendo nuevos lugares, sin salir de España, tenemos infinidad de sitios de interés turístico... Saludos!!

      Eliminar