Itálica, Santiponce (Sevilla)

En la localidad de Santiponce, a un tiro de piedra de Sevilla capital, es imprescindible visitar las ruinas de Itálica. Una ciudad romana fundada en el año 206 a.C. en un estratégico cruce de rutas entre Sierra Morena y el valle del Guadalquivir. Itálica vió nacer a Trajano y educó a su sucesor Adriano, emperadores que gobernaron Roma consecutivamente desde el año 98 hasta el 138.


El teatro romano ofrece un amplio graderío con una magnífica vista sobre el valle del Guadalquivir con Sevilla de fondo y su escena está embellecida con estatuas, inscripciones, y diferentes relieves.



Con capacidad para 25.000 espectadores, el anfiteatro de Itálica era considerado el tercero más grande en el mundo romano. Las fosas para gladiadores, el graderío cubierto de mármoles y los vomitorios son una prueba contundente de la grandeza que alcanzó la ciudad de Itálica.


El itinerario por la ciudad recorre unas lujosas mansiones que el emperador Adriano mandó construir, la casa de Exedra (con termas y un gimnasio), la de Neptuno (con termas y mosaicos), la del patio Rodio, la de Hilas, la de los Pájaros (con diferentes mosaicos de pájaros) y la del Planetario (con un gran mosaico de los días de la semana). Es fácil detenernos por un momento e imáginarnos como eran las constumbres y como se vivía en aquella ciudad romana.




Ver mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario