Albarracín (Teruel)

Uno de los pueblos más bonitos de España, su estampa vista desde la lejanía, es casi de cuento, con un anillo de murallas encerrando un casco compacto de ladrillos de adobe color terroso. Por dentro, la percepción no cambia, ya que las calles de Albarracín han sido restauradas con todo mimo para devolverles todo el sabor de un pasado musulmán, renacentísta y barroco.


Su catedral fue sede episcopal desde el siglo XII hasta 1850, cuando se fusionó con la de Teruel. La de Albarracín fue la segunda diócesis más pobre de España, así que nunca fue un edificio lleno de riquezas, aun así tiene un excelente retablo mayor del siglo XVI y una soberbia sillería tallada en el coro.



Portal de Molina es la calle más famosa y transitada, las fachadas de las casas parecen vencidas hacia las calle, pero no es un defecto de construcción, como la planta de la finca era reducida por la escasez de terreno, los arquitectos ganaban metros en cada piso sacando un nuevo alero hacia la calle.


También cuenta con varios museos, el Diocesano, en el palacio Episcopal, muestra la vida en un palacio como éste en el siglo XVIII. En el museo Martín Almagro se recoge la herencia y el pasado musulmán de Albarracín y otro museo interesante y distinto, es el del juguete, una colección particular de juguetes de todas las épocas.




Ver mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario